martes, 21 de noviembre de 2017

LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA.



Memoria

Laudes

INVITATORIO

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant Venid, adoremos a Cristo, Hijo de María Virgen.
[Sal 94] ó [Sal 99] ó [Sal 66] ó [Sal 23]

HIMNO

Ésta era una niña
con aire de flor,
agua más que el río,
fuego más que el sol.
Vivía en el templo
del rey Salomón,
oyendo en los salmos
ecos de otra voz.

Quemaban su pecho,
con célebre ardor,
palabras magníficas,
silencio de Dios:
"¡Oh Padre que habitas
en alto explendor,
envía el rocío
del Hijo de Dios!
¡Ábrase la tierra:
brote el Salvador!

¡Lloved, rojas nubes,
al Dios de Jacob!
¡Floreced, collados,
al Justo, al Señor,
lucero del alba,
flor de la creación!"

Y al solio del Padre
subía su clamor,
cual nube de incienso
plegaría sin voz. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Dichosa eres, María, porque de ti vino la salvación
del mundo; tú que ahora vives ya en la gloria del Señor,
intercede por nosotros ante tu Hijo.

- Salmo 62 -


¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansias de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a las sombras de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Dichosa eres, María, porque de ti vino la salvación
del mundo; tú que ahora vives ya en la gloria del Señor,
intercede por nosotros ante tu Hijo.

Ant. 2 Tú eres la gloria de Jerusalén; tú, la alegría de
Israel; tú, el orgullo de nuestra raza.

Cántico.
Dn. 3,57-88. 56

Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Angeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.

Aguas del espacio, bendecid al Señor;
ejércitos del Señor bendecid al Señor.

Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor.

Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.

Rocíos y nevadas bendecid al Señor;
témpanos y hielos, beendecid al Señor.

Escarchas y nieve, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor.

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
rayos y nubes, bendecid al Señor.

Bendiga la tierra al Señor,
ensálcelo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor;
mares y ríos, bendecid al Señor.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
aves del cielo, bendecid al Señor.

Fieras y ganados, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor.

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.

Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso y ensalzadlo, por los siglos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Tú eres la gloria de Jerusalén; tú, la alegría de
Israel; tú, el orgullo de nuestra raza.

Ant. 3 ¡Alégrate, Virgen María! Tú llevaste en el seno
a Cristo el Salvador.

-Salmo 149-

Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su creador,
los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos:

para tomar venganza de los pueblos
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 ¡Alégrate, Virgen María! Tú llevaste en el seno
a Cristo el Salvador.

LECTURA BREVE

Is 61, 10

Derbordo de gozo en el Señor, y me alegro con mi
Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha
envuelto en un manto de triunfo, como a una novia
que se adorna con sus joyas.

RESPONSORIO BREVE

V. El Señor la eligió y la predestinó.
R. El Señor la eligió y la predestinó.

V. La hizo morar en su templo santo.
R. Y la predestinó.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. El Señor la eligió y la predestinó.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Dichosa tú, María, que has creído, porque lo que te
ha dicho el Señor se cumplirá. Aleluya.

Cántico de Zacarías
Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Dichosa tú, María, que has creído, porque lo que te
ha dicho el Señor se cumplirá. Aleluya.

PRECES.

Elevemos nuestras súplicas al Salvador, que quiso
nacer de María Virgen, y digámosle:
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por noso-
tros.
Salvador del mundo, tú que con la eficacia de tu
redención preservaste a tu Madre de toda mancha
de pecado,
líbranos también a nosotros de toda culpa.
Redentor nuestro, tú que hiciste de la inmaculada
Virgen María tabernáculo purísimo de tu presencia
y sagrario del Espíritu Santo,
haz también de nosotros templos de tu Espíritu.
Palabra eterna del Padre, que enseñaste a María a
escoger la parte mejor,
ayúdanos a imitarla y a buscar el alimento que
perdura hasta la vida eterna.
Rey de reyes, que elevaste contigo a tu Madre en
cuerpo y alma al cielo,
haz que aspiremos siempre a los bienes celes-
tiales.
Señor del cielo y de la tierra, que has colocado a
tu derecha a María reina,
danos el gozo de tener parte en su gloria.


jueves, 16 de noviembre de 2017

“Porque ha mirada la humildad de su sierva”



San Luis María Grignon de Monfort 

María vivía una vida muy escondida: por esto el Espíritu Santo y la Iglesia la llaman “Alma Mater”: Madre escondida y secreta. Su humildad fue tan profunda que en la tierra no buscó nada con tanta verdad como el estar escondida a ella misma y a toda criatura, para que sólo Dios la conociera y la mirara.
Dios, para atender su petición de vivir escondida, empobrecida, humillada, se complació en esconderla en su concepción, en su nacimiento, en su vida, en los misterios divinos de su resurrección y asunción, al margen de casi toda criatura humana. Sus padres mismos no la conocieron del todo; y los ángeles se preguntaron a menudo los unos a los otros: “¿Quién es ésta?” (Cant 6,10) porque Dios la escondía a los mismos ángeles. O bien, si les descubría algún aspecto de la Virgen, les escondía lo más... 


    ¡Qué cosas tan grandes y misteriosas ha hecho Dios todopoderoso en esta criatura admirable, como ella misma se ve obligada a afirmar, a pesar de su profunda humildad: “porque ha hecho en mí cosas grandes el Poderoso.” (Lc 1,49) El mundo no los conoce porque es incapaz e indigno de ello.


jueves, 9 de noviembre de 2017

El que cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana, mi madre.






Isaac de Stella (¿-c. 1171), monje cisterciense 
Homilía 51, para la Asunción; PL 194, 1862 
  
El Hijo de Dios es el primogénito entre muchos hermanos, y, siendo por naturaleza único, atrajo hacia sí a muchos por la gracia, para que fuesen uno solo con él. Pues da poder para ser hijos de Dios a cuantos lo reciben (Jn 1,12). Así pues, hecho hijo del hombre, hizo a muchos hijos de Dios. Atrajo a muchos hacia sí, único como es por su caridad y su poder: y todos aquellos que por la generación carnal son muchos, por la regeneración divina son uno solo con él. Cristo es, pues, uno, formando un todo la cabeza y el cuerpo (Col 1,18). 

     Este Cristo único es nacido del único Dios en los cielos y de una única madre en la tierra; muchos hijos, a la vez que un solo hijo. Pues así como la cabeza y los miembros son un hijo a la vez que muchos hijos, asimismo María y la Iglesia son una madre y varias madres; una virgen y muchas vírgenes. Ambas son madres, y ambas vírgenes; ambas concibieron sin voluptuosidad por obra del mismo Espíritu; ambas dieron a luz sin pecado la descendencia de Dios Padre. María, sin pecado alguno, dio a luz la cabeza del cuerpo; la Iglesia, por la remisión de los pecados, dio a luz el cuerpo de la cabeza. Ambas son la madre de Cristo, pero ninguna de ellas dio a luz al Cristo total sin la otra. Por todo ello, en las Escrituras divinamente inspiradas, se entiende con razón como dicho en singular de la Virgen María lo que en términos universales se dice de la virgen madre Iglesia lo que en especial se dice de la virgen madre María.



jueves, 2 de noviembre de 2017

Sermón sobre la encarnación del Verbo


San Atanasio, obispo.

El Verbo de Dios, incorpóreo, incorruptible e inmaterial, vino a nuestro mundo, aunque tampoco antes se hallaba lejos, pues nunca parte alguna del universo se hallaba vacía de él, sino que lo llenaba todo en todas partes, ya que está junto a su Padre.

Pero él vino por su benignidad hacia nosotros, y en cuanto se nos hizo visible. Tuvo piedad de nuestra raza y de nuestra debilidad y, compadecido de nuestra corrupción, no soportó que la muerte nos dominase, para que no pereciese lo que había sido creado, con lo que hubiera resultado inútil la obra de su Padre al crear al hombre, y por esto tomó para si un cuerpo como el nuestro, ya que no se contentó con habitar en un cuerpo ni tampoco en hacerse simplemente visible. En efecto, si tan sólo hubiese pretendido hacerse visible, hubiera podido ciertamente asumir un cuerpo más excelente; pero él tomó nuestro mismo cuerpo.

En el seno de la Virgen, se construyó un templo, es decir, su cuerpo, y lo hizo su propio instrumento, en el que había de darse a conocer y habitar; de este modo habiendo tomado un cuerpo semejante al de cualquiera de nosotros, ya que todos estaban sujetos a la corrupción de la muerte, lo entregó a la muerte por todos, ofreciéndolo al Padre con un amor sin límites; con ello, al morir en su persona todos los hombres, quedó sin vigor la ley de la corrupción que afectaba a todos, ya que agotó toda la eficacia de la muerte en el cuerpo del Señor, y así ya no le quedó fuerza alguna para ensañarse con los demás hombres, semejantes a él; con ello, también hizo de nuevo incorruptibles a los hombres, que habían caído en la corrupción, y los llamó de muerte a vida, consumiendo totalmente en ellos la muerte, con el cuerpo que había asumido y con el poder de su resurrección, del mismo modo que la paja es consumida por el fuego.

Por esta razón, asumió un cuerpo mortal: para que este cuerpo, unido al Verbo que está por encima de todo, satisficiera por todos la deuda contraída con la muerte; para que, por el hecho de habitar el Verbo en él, no sucumbiera a la corrupción; y, finalmente, para que, en adelante, por el poder de la resurrección, se vieran ya todos libres de la corrupción.

De ahí que el cuerpo que él había tomado, al entregarlo a la muerte como una hostia y víctima limpia de toda mancha, alejó al momento la muerte de todos los hombres, a los que él se había asemejado, ya que se ofreció en lugar de ellos.

De este modo, el Verbo de Dios, superior a todo lo que existe, ofreciendo en sacrificio su cuerpo, templo e instrumento de su divinidad, pagó con su muerte la deuda que habíamos contraído, y, así, el Hijo de Dios, inmune a la corrupción, por la promesa de la resurrección, hizo partícipes de esta misma inmunidad a todos los hombres, con los que se había hecho una misma cosa por su cuerpo semejante al de ellos.

Es verdad, pues, que la corrupción de la muerte no tiene ya poder alguno sobre los hombres, gracias al Verbo, que habita entre ellos por su encarnación.

Oración


Dios todopoderoso y eterno, que hiciste de tu obispo san Atanasio un preclaro defensor de la divinidad de tu Hijo, concédenos, en tu bondad, que, fortalecidos con su doctrina y protección, te conozcamos y te amemos cada vez más plenamente. Por nuestro Señor Jesucristo.

jueves, 26 de octubre de 2017

Te saludo llena de gracia



San Juan Damasceno (c. 675-749).
Homilía sobre la Natividad de la Virgen.

Esta mujer será Madre de Dios, puerta de la luz, fuente de vida; destruirá la acusación que pesaba sobre Eva. Esta mujer, "los ricos de entre los pueblos buscarán su rostro", los reyes de las naciones se prosternarán ante ella ofreciéndole obsequios… pero la gloria de la Madre de Dios es interior: es el fruto de su vientre. Mujer tan digna de ser amada, tres veces bienaventurada, " eres bendita entre las mujeres y el fruto de tu vientre es bendito". Hija del rey David y Madre de Dios Rey del universo, la obra maestra en la que el Creador se regocija…, serás la cumbre de la naturaleza. Porque tu vida no será para ti, no has nacido para ti misma, sino que tu vida será para Dios.

Viniste al mundo para él, servirás para la salvación de todos los hombres, cumpliendo el designio de Dios fijado desde antiguo: la encarnación del Verbo, su Palabra, y nuestra divinización. Todo tu deseo es alimentarte de la palabra de Dios, fortalecerte con su sabia, "como verde olivo en la casa de Dios", "un árbol plantado al borde de la acequia", tú "el árbol de la vida" que "dio fruto a su tiempo"… El que es infinito, ilimitado, vino para quedarse en tu seno; Dios, el niño Jesús, se alimentó de tu leche. Eres la puerta siempre virginal de Dios; tus manos tienen a tu Dios; tus rodillas son un trono más elevado que los querubines… Eres la cámara nupcial del Espíritu, "la ciudad del Dios vivo, en la que se regocijan las aguas del río", es decir el efluvio de los dones del Espíritu. Eres "toda hermosa, la amada" de Dios.

(Referencias bíblicas: Sal 44,13; 71,11; Mt 2,11; Lc 1,42; Is 62,5; Sal 51,10; 1,2; cf Gn 2,9, Ap 22,2; cf Ez 44,2; Sal79,2; cf Ct 1,4; Sal 45,5; Ct 4,7).



jueves, 19 de octubre de 2017

La Virgen Nacional, geografía de una romería.

  
Por Julio Ricardo Castaño Rueda
Sociedad Mariológica Colombiana.

Un lector indaga sobre los viajes de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y formula las siguientes preguntas: ¿Cuáles han sido los tronos en que ha estado expuesto el sagrado lienzo? Sabemos de Suta, Capilla de la Renovación, basílica, Tunja y Bogotá, pero ¿hay otros sitios?

La primera parte necesita de unas páginas para responder y la segunda es un sí de viajero. Hay más de 100 lugares registrados por la documentación histórica, memoria de la nacionalidad, que requieren ser numerados para evitar las tediosas repeticiones producto de los periplos por los antiguos caminos de Boyacá y Cundinamarca.

El método utilizado para solucionar el cuestionamiento consiste en seguir las rutas usadas por las peregrinaciones con la Santísima Virgen María de Chiquinquirá. A partir de la segunda salida y hasta la décima solo se reseñarán los destinos que no hubiere visitado antes para evitar confusiones y poder tener un dato numérico exacto.

Para mayor precisión se incluyeron las zonas veredales de los municipios donde la Madre de Dios recibió las honras de sus hijos. El motivo es que los vecinos de los emplazamientos donde se harían pausas para el reposo y la oración salieron a su encuentro para agradecer favores.

El final de cada recorrido terminó en los templos parroquiales señalados por la programación del desfile. El altar o el atrio fueron los  escogidos para la veneración por parte de los fieles en cabeza de sus párrocos, las autoridades eclesiales, civiles y militares. La función religiosa se interrumpió en el año de 1816 cuando las circunstancias de la Patria Boba así lo impusieron.
La lectura siguiente, para cualquier colombiano medianamente formado en los mapas escolares de su país, no requiere cartas de navegación, planisferios y sistemas de posicionamiento global. La remembranza afectiva bastará para andar por los siglos hasta desembocar en las trochas que labraron la nacionalidad mariana.

A paso de promesero comenzó la travesía, desde finales del siglo XVI hasta los albores del XXI:

El 3 de diciembre de 1587. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá salió de la capilla de los aposentos de Chiquinquirá  con rumbo para Tunja. La peregrinación pedestre visitó los pueblos de indios de:

1. Tinjacá.

2. Suta. (Suta de Santana, Sutamarchán).

3. Sáchica.

4. Cucaita. 

Al llegar a Tunja estuvo:

5. Ermita de Santa Lucía.

6. Iglesia Mayor (Santiago Apóstol) en la Capilla de Pedro Rodríguez de Carrión.

El 18 de agosto de 1633. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá salió de su capilla hacia Tunja.  Época de la Peste de Santos Gil. Estuvo en:

7. Monquirá.  (Situado a una legua de Villa de Leiva).

8.  Villa de Leiva, Capilla de Santa Bárbara, aposentos de Diego de Guevara**.

9. Samacá.

10. Sora.

El arzobispo de Santafé de Bogotá, Bernardino de Almanza, ordenó su traslado a la capital del virreinato. (El 11 de septiembre de 1633).

La Virgen partió para:

11. Turmequé.

12. Puente sobre el río Teatinos. (Puente de Boyacá).

13. Chocontá.

14. Sesquilé.

15. Gachancipá.

16. Tocancipá.

17. Sopó.

18. Usaquén. Ingresó a Santafé de Bogotá y visitó:

19. Recoleta de San Diego.

20. Catedral Primada.

21. Iglesia de las Nieves.

22. Convento de Nuestro Padre San Francisco.

23. Iglesia del Convento de Nuestra Señora del Rosario de la Orden de Predicadores (Santo Domingo)*.

Al regreso, en 1636, recibió el vasallaje de los pueblos:
24. Suba.

25. Chía.

26. Cajicá.

27. Zipaquirá.

28. Cogua.

29. Tausavita. (Tausa).

30. Sutatausa.

31. Ubaté.

32. Fúquene.

33. Susa.

34. Simijaca (Cundinamarca).


El 21 de abril de 1816. La tercera salida de la Patrona estuvo marcada por el secuestro sacrílego ordenado por el mercenario francés Manuel Serviez. El lienzo fue guardado en un cajón en el viaje hasta Cáqueza. Los frailes dominicos la acompañaron siempre, oficio de guardianes.

La tropa de campesinos, aterrada por la masacre de Cachirí y alimentada por las mentiras de sus patrones, siguió a la zaga de una desbandada hacia los Llanos Orientales. Los soldados encargados de transportar a la Virgen estuvieron en:

35. La Casa de La Concordia**, cerca de Simijaca.

36. Cucunubá.

La Santísima Virgen María de Chiquinquirá permaneció ocho días en Chocontá. José Manuel Groot en su Historia Eclesiástica y Civil de Nueva Granada refiere que allí se le celebraron varias misas con salves. Además, anotó que Serviez le perdonó la vida a un desertor que pidió esa gracia por intercesión de la Virgen. Medida que seguramente fue noticia entre los campesinos que huían del reclutamiento forzado.

37. Puente del Común, Chía.

Por Santafé de Bogotá siguieron a paso de fuga.

38. Campamento a orillas del río Tunjuelo donde pernoctaron.

39. Chipaque.

40. Alto de Sáname. Cáqueza, Cundinamarca. La Virgen de Chiquinquirá fue rescatada por los carabineros de Fernando VII. (8 de mayo). Este es el sitio más lejano que, hasta la fecha, acogió al lienzo original de la Patrona Nacional.

 41. La Virgen Morena fue llevada al templo parroquial de Nuestra Señora de la Concepción de Cáqueza.

42. Usme.

43. San Carlos o Iglesia de San Ignacio, Santafé de Bogotá. La Virgen se quedó en aquel templo.

44. Convento de Santa Inés*.

45. Convento de La Concepción.

46. Iglesia de Santa Clara. (Hoy museo).

47. Templo del Carmen.

48. Convento de La Enseñanza.*
El 2 de julio, la Virgen retornó a Chiquinquirá bajó la protección de las banderas españolas.

El 9 de mayo de 1841. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá salió del templo principal para Bogotá. Estuvo en la iglesia de San Ignacio. El 25 de agosto regresó por la ruta de Zipaquirá.

El 4 de septiembre de 1841. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá viajó para Tunja. Estuvo en Villa de Leiva mes y medio. Volvió a su morada, el 16 de noviembre de 1841.

Convento de las Carmelitas Descalzas.

49. Clausura.

50. Iglesia del Carmen.

El 28 de junio de 1919. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá salió de su templo para Bogotá. La romería que la trajo en hombros la coronó como Reina y Patrona de Colombia, el 9 de julio de 1919 en el atrio de la Catedral Primada. El evento contó con el apoyo del material fílmico y fotográfico.

51. Boquerón de la Palestina. (Frontera entre Boyacá y Cundinamarca).

52. Puente de Simijaca.

53. Sitio Chapinero. (Susa).

54. Cerro de Fúquene.

55. Sitio Los Naranjos.

56. Sitio Pompeya. (Ubaté).

57. Camellón del Rocío. (Sutatausa).
58. Alto de Tierra Negra. (Nemocón).

59. Checua. (Vereda de Nemocón).

60. Cruce de caminos Chiquinquirá, Suesca  y Cucunubá.

61. Puente de los Mortiños. (Cogua).

62. Escuela Rural del Mortiño. (Cogua).

63.  Boquerón.  (Límite entre Zipaquirá y Cajicá).

64. Estación del Tren de La Caro. (Chía).

65. Sitio Tolea.

66. La Cita. (Usaquén).

67. Sitio San José.

68. Templo de Chapinero. (Nuestra Señora de Lourdes).

69. Puente sobre el río Arzobispo. (Parque Nacional).

70. Parque de la Independencia.

71. Plaza de Bolívar.

72. Desfile en Bogotá.  (La “Apoteosis de Nuestra Portentosa Virgen Nacional”, el 18 de julio).

La Virgen coronada regresó el 21 de julio.

73. Colegio Santa Eufrasia.

74. Barrio Marly. (Primera piedra para el templo votivo).

75. El Retiro, límite de la Parroquia de Chapinero.
76. Sitio La Cueva cerca de la hacienda de la Morea, Chía.

77. Casa de la familia Grajales en el Puente del Común, Chía.

78. Sitio La Diana. (Punto en que se apartaba de la carretera el camino de Sopó, hasta la entrada de Tocancipá).

79. El Dorado. ** (Gachancipá).

80. Puente Caro. **  (Sesquilé).

81. Tres Esquinas** de Sesquilé.

82. Suesca.

83. Sitio Santa Rosita. (Chocontá).

84. Sitio San Carlos. (Chocontá).

85. Villapinzón.

86. Alto de Albarracín.

87. Ventaquemada. (Boyacá).

88. Sitio El Moral.
 
89. Sitio La Siberia.

90. Parque de la República. (Tunja).

91. Templo de San Ignacio. (Tunja).

92. Templo de Santo Domingo. (Tunja).

93. Templo de San Francisco. (Tunja).

94. Monasterio del Topo. (Tunja).
95. Alto de San Lázaro. (Tunja).

96. Camino de Pijaos.  (A una legua de Samacá).

97. Alto de Churuvita**.

98.  Sitio El Pedregal**. (Villa de Leiva).

99. Aposentos de Sutamarchán.

100. Despedida, límite entre Tinjacá y Ráquira.

101. Sitio El Rosal**. (Cerca de Chiquinquirá).

102.  Quinta Las Perlas**.

103. El Toldo**.

104. Alto de las Cruces**.

105. La Balsa. (Puente).

El 4 de diciembre de 1954. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá volvió a Bogotá para presidir el Tercer Congreso Mariano Nacional.

106. La Reina del Cielo recibió los honores militares en el cruce del ferrocarril con la Autopista Norte. (Calle 92).

107. Estadio El Campín (Campo Mariano).

El 6 de diciembre de 1962. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá viajó a Bogotá para participar de la plegaria nacional por el éxito del Concilio Vaticano II. A su morada retornó el 9 de diciembre de 1962.

108. Desfile desde el cruce del ferrocarril con la Autopista Norte hasta su templo de Marly.
109. Procesión encabezada por el presidente de la República desde Marly hasta la Plaza de Bolívar.

110. La Reina del Cielo fue entronizada entre las columnas del Capitolio Nacional.

El 9 de julio de 1999. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá llegó a Bogotá de noche transportada por un carro de bomberos. Visitó su templo parroquial votivo y desfiló hasta la Plaza de Bolívar. Luego entró a la Catedral Primada.Regresó el 11 de julio.

111.  Batallón  de Infantería Mariscal Antonio José de Sucre, Chiquinquirá.

El primero de septiembre de 2017. Visita a Bogotá para su encuentro con el santo padre Francisco. Viajó en helicóptero.

112. Estadio Municipal, Primero de Septiembre. Chiquinquirá.

113. Aeropuerto Internacional El Dorado, Bogotá.

114. Capilla del Sagrario, Bogotá.

Al finalizar esta correría por el recuerdo se destaca que los pueblos guardan bellas copias del cuadro de la Patrona. Son el testimonio de los brillantes pinceles de la escuela santafereña. Son los trazos que sigue el arte de las reminiscencias. Matices del territorio donde la Madre Dios colocó su trono para convertirla en su amada Colombia, la patria tricolor.

*Esta edificación fue demolida producto de la demencial furia de la piqueta que quiso progresar al aniquilar el patrimonio cultural de una nación.

**El lector chiquinquireño tendrá por tarea contarnos si este sitio aún existe como toponímico de la región.




jueves, 12 de octubre de 2017

Las preces de la iluminación



Por Julio Ricardo Castaño Rueda
Sociedad Mariológica Colombiana.


Las tesis expresadas por don Marco Suárez ante el redactor descubren matices inexplorados de los hechos que  presidieron el tejido histórico de un milagro que no detiene la dinámica del asombro.

El tema propuesto, para esta ocasión, indaga sobre la búsqueda de María Santísima en un sitio abandonado adonde nadie iría. Doña María Ramos dio un ejemplo de esa conducta tan poco usual en su época y en el presente.

Las preguntas de María Ramos a la Virgen María se convirtieron en una oración suplicante que gestó un prodigio: “¿Hasta cuándo, Rosa del Cielo, habéis de estar tan escondida? ¿Cuándo será el día en que os manifestéis y dejéis ver al descubierto, para que mis ojos se regalen en vuestra soberana hermosura, que llena de gustos y alegrías mi alma?” 

El encuentro, entre la devota y la Virgen, lo explicó Suárez de la siguiente manera: “Lo primero que hizo ella fue restablecerle su trono (colgó el lienzo, cuando lo encontró, en la choza-capilla de los aposentos de Chiquinquirá) para visitarla, contemplarla y  orarle.

Lo segundo fue aceptar la ausencia de la imagen de María en el cuadro.  Y luego dio inicio a la tarea que, de manera oculta, Dios tenía preparada para ella: confiar, amar, suplicar, llorar, persistir y orar.

La tercera parte es cuando entró en la intimidad con María Santísima. En ese punto hay una conexión poco común. La seguridad de saberse escuchada. Eso me hace acordar de una cita bíblica, la del ciego al que preguntó Jesús: ‘¿qué quieres que haga por ti?’ (Marcos 10-51). Y él responde: que vea Señor y así ocurrió. Si María Santísima le hubiera hablado a Ramos, posiblemente le hubiera preguntado: ‘¿qué quieres que haga por ti, hija mía? Y ella le habría respondido: quiero verte, madre mía’.

Ramos, en medio de la incertidumbre, pudo confiar y por su fe logró ser escuchada, fue atendido su deseo: lo oculto se hizo visible y lo lejano, cercano. No solo para ella, sino para todos los hijos e hijas de la Madre de Dios. 

Por eso, hablar de la historia del milagro sin analizar los acontecimientos que vivió María Ramos es un grave error. Gracias a Dios que nos permite reflexionar, escribir y compartir estos datos que enriquecen la crónica de la advocación de nuestra Madre del Rosario de Chiquinquirá.

Además, en la mayoría de las manifestaciones de la Santísima Virgen, es Ella quien toma la iniciativa de mostrase. Escoge el lugar, las personas, la fecha y la manera. En el caso del lienzo de la Virgen de Chiquinquirá no ocurrió así. Al contrario es María Ramos la que se encargó de buscarla. María Ramos es quien le habló a la Virgen y no Ella a Ramos.  María es quien le pide y la Virgen escucha en silencio. María Ramos cumplió con la misión de orar y la mariofonía se presentó. Me llama mucho la atención este suceso y lo que aprendemos de él. Del lienzo se ha encargado Dios y de nosotros se encarga nuestra madre desde el lienzo.

Ramos buscó encontrarse con María Santísima, pero en medio de esa acción halló a una María oculta. Intento pensar en las palabras de Ramos: ‘Madre mía, te he estado buscando para que me hagas compañía en mis oraciones y no puedo verte, pero a pesar de tu aparente ausencia te pido que me acompañes y que algún día me permitas contemplarte, para tenerte la dicha de tu presencia’ ”. Finalizó Suárez.


Marco, con sus planteamientos, enciende una luz en la tierra de la iluminación. La lámpara invita a seguir en la investigación  marilógica que requiere escudriñar en los hechos previos, causa irrefutable de un portento, que se renueva en la devoción de un pueblo mariano.